Administrador negocio propio
Cover Image

La motivación es el combustible del emprendimiento

Siempre ha querido ser un empresario y que finalmente su idea de negocio tenga éxito. Es una gran idea que resuelve un gran problema de una manera elegante. Esta idea se puede ampliar y ser global. Piensa de día y de noche en como emprender exitosamente y sueña acerca de cómo iniciar su empresa, pero por alguna razón simplemente no puede hacerlo. ¿Le suena familiar? A continuación le presentamos las razones más comunes que hemos escuchado acerca de por qué no es posible emprender y algunos consejos sobre cómo superar este momento.

1. No es el momento adecuado.

Sé sabe de personas que se convirtieron en emprendedores siendo jóvenes y de otros que comenzaron su primera empresa a los 60 años. Aquí tiene un secreto que cualquier emprendedor sabe: nunca hay un momento adecuado, simplemente no existe. Siempre puede convencerse de que necesita más dinero, la experiencia, el tiempo, las conexiones, la confianza, habilidades, visión para los negocios... y la lista sigue y sigue. ¿Nuestro consejo? Tenga fe en que ahora es realmente el momento perfecto.

2. ¿Qué pasa si cometo un error?

Los emprendedores tienden a ser personas que se llenan de confianza y no se centran en la posibilidad de fracaso. Sin embargo, el hecho es que el ochenta por ciento de las empresas fracasan en los primeros 18 meses y eso puede ser el mayor miedo de una persona que se independiza. La recomendación es abrazar la posibilidad de fracaso. ¿Por qué? Porque va a aprender algo tremendamente valioso de sí mismo, de su propio negocio y de la vida. Debe arriesgarse a hacer algo en vez de pasar la vida temiendo no hacerlo. Recuerde, las personas que están en su lecho de muerte, generalmente, lamentan las cosas que no realizaron y no lo que vivieron.

3. No he ahorrado suficiente dinero.

Muchas personas que aspiran a emprender son el principal sostén de su familia y no pueden darse el lujo de vivir sin un sueldo. La recomendación aquí es: si inicia un negocio, ahorre suficiente dinero para vivir durante 18 meses sin ingresos. Si no ha conseguido suficiente “crecimiento” en el plazo señalado, puede terminar su empresa y conseguir un trabajo con la satisfacción de haber dado un impulso a su espíritu empresarial y de paso obtener un aprendizaje que le servirá para su siguiente proyecto.

4. La gente no me ve como un empresario.

En primer lugar, un emprendedor tiene que hacer caso omiso de lo que otros piensan de él, porque siempre habrá escépticos y pesimistas en su vida. Evitar esas personas es posible y muy necesario. Pero lo más importante, si asume el riesgo y emprende con responsabilidad, sorprenderá a la gente que en un principio eran su detractores y transformará su opinión progresivamente a su favor. Es un hecho comprobado que los grupos sociales perciben a un conserje como un inferior respecto de una persona que lleva adelante su propio negocio. Sin entrar en el análisis del contenido negativo de esta afirmación, usted puede aprovechar esa percepción a su favor, generando redes con potenciales clientes y proveedores a partir de su rol como emprendedor.

5. Simplemente parece tan difícil emprender.

Tiene razón, comenzar un negocio es muy difícil. Puede ser que sea lo más difícil que alguna vez hará en su vida. Le quitará el sueño, peleará con su cónyuge, dedicará menos tiempo para sus hijos y potencialmente es posible perder todo su dinero. ¿Asustado? Eso espero. Si iniciar una empresa fuese fácil, todos lo harían. La decisión fácil es seguir trabajando para recibir el sueldo a final de mes y eso es exactamente el por qué la mayoría de la gente no emprende. La recomendación es simple: el statu quo es cómodo, pero limitante. Emprender es arriesgado, pero gratificante… es un salto de fe que puede cambiar su vida.

Gracias por visitar Negocio Propio. Deja tu comentario y síguenos en nuestras redes sociales.